Matar la palabra: una costumbre del discurso único

Autores

Los medios deben reflejar diversidad para vencer al totalitarismo. (Fuente: http://www.wikimedia.org)


1. Respetar la diversidad
Todo atentado contra la Palabra, en cualquier medio que ésta se exprese, es también un atentado contra la libertad.
Ambas expresiones están ligadas y lo estarán por siempre.
Si observamos el mundo de hoy, veremos que en los países en que la democracia rige en plenitud hay respeto por la libertad de expresión.
2. Debate de ideas, signo de democracia
Periodistas, ministros religiosos, especialistas en distintas disciplinas, representantes de mayorías y minorías de creencias, filosóficas, políticas, sociales, sexuales, etc., pueden dar a conocer sus puntos de vista sin temor; por el contrario, éstos reciben una difusión acorde para ser puestos en conocimiento de la sociedad.
Así se origina el debate democrático, que si es tal se concentra en las ideas, sin descalificar a las personas por pensar de forma distinta.
3. Atentados contra la Palabra
Sin embargo, hay también países en los cuales se persigue la libertad de expresión.
El pensamiento único quiere allí imponerse a toda costa, buscando silenciar los medios de difusión.
En algunos la forma de hacerlo es sutil, ignorándolos, en otros los funcionarios critican a la prensa, haciéndola culpable de los males de la sociedad por problemas no resueltos de los cuales ellos son responsables.
Un paso superior es la censura directa de información, clausura de medios, prohibición de editar cualquier medio que tenga opiniones distintas a la del poder o directamente asesinar, por vía directa o indirecta, periodistas, ministros religiosos, dirigentes políticos, sociales y pensadores.
4. Resistir los atropellos
Como ciudadanos debemos defender la Palabra, expresión de libertad y dignidad del ser humano.
Ha sido escrita en este texto con mayúscula, como un nombre propio, pues tiene identidad y fuerza, que se mantiene en pie a través de los tiempos contra todo intento autoritario.
Se asemeja esta expresión a la que leemos en el principio del Evangelio de San Juan: “En el principio era el Verbo, el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios”.
La defensa de la Palabra es la de nosotros mismos. Mientras haya posibilidad de expresión habrá esperanza y expectativas de un futuro mejor para individuos y sociedad. Alberto Auné

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: