La duración del amor: esperanza y realidad

· familia, sociedad
Autores

Hay distintas expectativas sobre el futuro de una relación de pareja.

Hay quienes piensan que el amor debe ser eterno mientras otros viven el momento sin pensar en el futuro.


1. Las primeras esperanzas
El inicio del amor es siempre auspicioso, una luz que llega y nos lleva a actuar mirando todo lo positivo del ser amado, en cuerpo y alma. Nos sumergimos en el otro en una primera etapa que quienes entienden sobre el tema definen como deslumbramiento.
Dos seres humanos se encuentran y aceptan mutuamente, comenzando un proyecto de vida en común, cuando nace este noble sentimiento. Pero debemos considerar que el hecho de que su duración sea durante toda la vida o poco tiempo, depende en mucho de nosotros.
El amor es como una semilla que debe ser cultivada con cuidado, que para dar fruto debe ser regada y cuidada con esmero, lo cual es difícil pero no imposible, así como en los viveros y jardines los profesionales ponen lo mejor de sí para complementar la labor de la Naturaleza.
2. Etapas del amor
El deslumbramiento es la primera etapa del amor. Todo nos parece bueno y admirable respecto al otro y aceptamos muchas cosas en el contexto de exta admiración. Sin embargo, con el tiempo llega el momento de bajar a la realidad cotidiana, que en un principio parece lejana.
En la medida en que los amantes pasan más tiempo juntos, se van descubriendo mutuamente en hábitos, formas de pensar… cosas que pueden poner en riesgo el amor si no se da un respeto mutuo que comprenda las diferencias y pueda llevar a la convivencia no a pesar de ellas sino junto con ellas.
3. Unos en cuerpo y alma
El descubrimiento físico es total, a veces buscado con premura, pero no ocurre lo mismo con el descubrimiento espiritual.
En efecto; dos amantes no tienen nada que esconder sobre sus cuerpos, ya que no podrían hacerlo, pero sí sobre su mente y pensamiento, que permanece en el interior de cada uno de ellos, que tiene la opción de develarlo o no. .
Nuestro pensamiento íntimo es el reducto mayor de la individualidad, en el que no puede ingresar nadie. Podemos descubrirlo o esconderlo sin que nada cambie a nuestro alrededor, para lo cual tenemos la llave que solamente nosotros podemos activar.
4 Mutua lealtad
El amor puede durar mucho tiempo si así lo deseamos y nos lo proponemos.
Si hay sinceridad entre quienes componen una pareja, pasado el deslumbramiento inicial el conocimiento mutuo será gradual.
Probablemente se presenten diferencias, que ambos deberán evaluar. Si pueden asumirse sin afectar el sentimiento éste se hará más fuerte, si ocurre lo contrario será necesario evaluar la situación y considerar si vale la pena seguir.
Cualquier decisión al respecto deberá tomarse sin rencores.
5. Construyendo el futuro
El amor puede ser construido desde los cimientos, como un edificio.
Si éstos son sólidos durará mucho tiempo, soportando brisas y vendavales.
Por el contrario, si edificamos este edificio sobre arena se derrumbará arrastrando a sus ocupantes, cayendo sobre otras personas a las que perjudicará también en afectos y expectativas.
Por eso, construir el edificio del amor lentamente pero con solidez, ladrillo a ladrillo.
Si así lo hacemos, sin dejarnos seducir por lo efímero, los resultados serán duraderos. La experiencia de muchas parejas así lo muestra. Alberto Auné

La plenitud del amor no conoce edades ni fronteras. Una pareja en 1890 (fuente: http://www.wikimedia.org)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: