Culturas regionales en el proceso de lectura y escritura

· cultura, historia
Autores

Escultura en el Museo Regional de Tlaxcala, México, ejemplo de cultura regional. (Fuente: http://www.wikimedia.org)

La geografía y la historia presentan signos que aportan mucho al educando.

La diversidad cultural, a menudo presente dentro de los límites de una nación, debe ser asumida y respetada para que los alumnos conozcan sus raíces integrando diferentes concepciones en la lectura y escritura, siendo esto urgente por razones biológicas.

Contenido

  • 1. Regiones y diversidad
  • 2. Urgencia cultural
  • 3. El niño, el símbolo y la escritura
  • 4. Aceptar la diversidad
  • 5. Decodificar signos para llevarlos a la palabra
  • 6. Buscar y rescatar lo positivo de cada cultura
  • 7. Unidad en la diversidad para un futuro mejor
  • 1. Regiones y diversidad

    Es necesario rescatar las culturas regionales, con toda su riqueza y herencia de generaciones, para que su conocimiento ayude a transmitir el amor hacia la lectura y la escritura.
    En los establecimientos educativos debe incorporarse este acervo cultural con sus metodologías de aprendizaje, para que los alumnos puedan extraer de él todo lo necesario para formarse como ciudadanos que en el mutuo respeto de las diferencias encuentran puntos comunes para avanzar en el conocimiento.

    2. Urgencia cultural

    Este punto es no sólo importante sino urgente: por razones generacionales puede irse apagando una cultura regional y con ella todo lo que tiene para transmitir a la comunidad educativa.
    La metodología de aprendizaje de lectura y escritura de cada comunidad debe ser rescatada y puesta a disposición de quienes aprenden y enseñan estos conceptos.
    La elaboración de libros de texto debe considerar esta diversidad. Por ello, es necesario producir estos textos de la manera más diferenciada posible, según regiones y culturas.
    De esta forma, el proceso de aprendizaje de lectura y escritura se hará más personalizado y toda la simbología y tradición de cada cultura podrá ser transmitido de generación en generación, no sólo para quienes pertenecen a ella sino para quienes quieran asimilar su metodología de aprendizaje de lectura y escritura.

    3. El niño, el símbolo y la escritura

    Recordemos, en el caso concreto de algunas comunidades, que los niños, desde los primeros años de vida, adquieren una cultura que podríamos denominar “del símbolo”. Esta se expresa en la comprensión de los símbolos propios de su cultura, expresados en grabados, obras de arte y todo lo que hace a la propia expresión.
    Así como el niño perteneciente a una comunidad étnica o cultural comprende el sentido de estos símbolos, puede comprender el de la escritura.
    De esta forma, la diversidad cultural dará elementos importantes para llegar a la lectura y a una eficaz comprensión del texto.

    4. Aceptar la diversidad

    Cada cultura ha tenido a lo largo de los siglos, y conserva actualmente, sus tradiciones; éstas no sólo comprenden las costumbres propias de ella sino su propio sistema de aprendizaje.
    La lectura y la escritura, en cada uno de los idiomas propios de cada cultura, fueron transmitiéndose en su aprendizaje de padres a hijos. No sólo las palabras tienen un papel importante en este proceso, sino también símbolos y actos que llevaron a que el niño incorporara a su saber conceptos ancestrales que le ayudaron a asimilar la lectura y la escritura como hábitos que permanecieron en él.

    5. Decodificar signos para llevarlos a la palabra

    El proceso de lectura, asimilación de palabras como conceptos, se basa en la decodificación de signos que el niño ve: las letras, que forman palabras.
    Si una cultura regional logra esta decodificación, de forma tal que lo lleve a una interpretación de textos, habrá dado un importante paso hacia la verdadera lectura, la que lleva a comprender e interpretar los textos.
    Para muchas culturas los textos no se componen sólo de palabras sino también de signos, símbolos que llegan a la mente de quien accede a ellos llevando a crear conceptos y relacionarlos. Así es posible entonces el verdadero conocimiento.
    Por ello, todo proceso de alfabetización debe tener en cuenta el conocimiento y aceptación de las diversidades culturales y étnicas que existen en el país.
    Cada una de ellas tiene su propio estilo de aprendizaje de lectura. Algunas veces éste puede efectuarse por letras, otras por signos… pero siempre llegando a un resultado positivo si se hace con método y acompañando la primera etapa de la vida del niño.

    6. Buscar y rescatar lo positivo de cada cultura

    Es importante recoger testimonios de esta diversidad y extraer de estas experiencias lo positivo que tengan, para aprender de cada cultura y así lograr una integración del conocimiento.
    La alfabetización, en todas las culturas, sigue un parámetro común.
    El inconsciente colectivo mantiene de generación en generación las pautas de aprendizaje de palabras tanto oralmente como por medio de la escritura. Acercarse a él es una labor que dará conocimiento no sólo a nuestra generación sino a las venideras.

    7. Unidad en la diversidad para un futuro mejor

    Cada cultura tiene mucho que decir a las demás. Acerquemos a ellas a quienes forman parte del proceso educativo y una positiva integración permitirá no sólo mejorar a través de la lectura y escritura un mutuo conocimiento sino también resguardar el patrimonio cultural para futuras generaciones. Alberto Auné

Share this:

Me gusta:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: